martes, 12 de diciembre de 2017

El Servicio de Hidrografía Naval participó de los vuelos de investigación en el marco del proyecto IceBridge de la NASA.

04/12/17 | Durante el mes de noviembre, la Agencia Nacional de Aeronáutica y Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos de América realizó vuelos glaciológicos en la Antártida, con la participación de personal del Departamento Meteorología de este Servicio.
Figura 1: Cabo Principal Meteorólogo Miño junto al P-3B de la NASA.
Figura 1: Cabo Principal Meteorólogo Miño junto al P-3B de la NASA.

La NASA lleva al frente desde el año 2009 la operación IceBridge. En la misma, busca mantener hasta el año 2020 un monitoreo permanente de la situación glaciológica en el Ártico y la Antártida. Es una forma de complementar la información provista por el satélite ICESat, que funcionó hasta 2010, hasta que entre en operaciones el ICESat-2 en 2020. La serie de satélites ICESat concentra su área de estudio en las variaciones de la criósfera en las regiones polares.

Durante el pasado mes de noviembre operó desde el Aeropuerto Internacional Malvinas Argentinas de la ciudad de Ushuaia un avión P-3B de la NASA. Esta aeronave porta una serie de instrumentos que permiten estudiar del hielo marino, los glaciares y el manto de hielo antártico, así como sus propiedades y cambios temporales.

En representación del Servicio de Hidrografía Naval participó el Cabo Principal Meteorólogo Ramón Alberto MIÑO, realizando un total de seis vuelos glaciológicos, sobrevolando el Mar de Bellinghausen, Mar de Weddell, meseta de hielo Venable y meseta Dyer (en Península Antártica), entre otros sitios. Cada vuelo tuvo una duración de aproximadamente nueve horas, a una altura de entre 1000 y 2000 pies.

El principal objetivo de la participación de este Servicio fue incrementar la capacitación del personal en vuelos glaciológicos y sumar información de campo sobre el estado del hielo marino en la región donde nuestro país vela por la seguridad náutica. La participación en el mencionado proyecto científico permite continuar con la colaboración y vínculos establecidos entre el Servicio de Hidrografía Naval y la NASA, así como iniciar trabajos de investigación en temas de vital interés para la navegación en aguas con presencia de hielo.

Figura 2: al sur del mar de Bellinghausen, a la izquierda la barrera de hielo en Costa Bryan, témpanos a la deriva al fondo de la imagen y en primer plano predomina netamente hielo marino.
Figura 2: al sur del mar de Bellinghausen, a la izquierda la barrera de hielo en Costa Bryan, témpanos a la deriva al fondo de la imagen y en primer plano predomina netamente hielo marino.
Figura 3: hielo marino cubriendo el mar de Weddell.
Figura 3: hielo marino cubriendo el mar de Weddell.